¿Esperar o comprar de inmediato las acciones de Uber?

0
18

¿Esperar o comprar de inmediato las acciones de Uber?

Por Haris Anwa | Investing.com.mx

Uber Technologies Inc. se apuntó bastantes victorias ayer después de elevar 81,000 millones de dólares (mdd) la mayor oferta pública de venta de 2019. Algunos de los altos cargos de Uber, inversores de Silicon Valley y SoftBank, su principal accionista, son algunos de los que van a estar muy ocupados recogiendo los beneficios de sus inversiones.

Pero la pregunta más importante ahora es si vale la pena comprar las acciones de Uber hoy después de su salida a bolsa. Por mucho que nos gusten los viajes sin complicaciones con Uber y la tecnología que los hace posibles, no recomendamos comprar sus acciones, al menos no en los primeros seis meses.

Con esto no queremos restar importancia al potencial de negocio de Uber y la magnitud del revuelo que ha causado en el sector del transporte. Uber, que tiene ya 10 años, es la mayor empresa de red de transporte del mundo, y se ha hecho con más del 65% de la cuota de mercado de Estados Unidos, Canadá, América Latina, Europa, Australia y Nueva Zelanda, según la presentación de la compañía ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

Pero con esta posición dominante en el mercado, no está claro cuándo conseguirá Uber hacer rentable esta enorme empresa. Las cifras financieras que Uber compartió con los inversores antes de la salida a bolsa indicaban que el crecimiento de su servicio principal de red de transporte está disminuyendo.

Te recomendamos: Uber debuta en bolsa con precio menor al esperado y se hunde en los primeros minutos

Aumentan las pérdidas; se ralentiza el crecimiento

Tras crecer un 95% en el año 2017 con respecto al año anterior, el crecimiento de los ingresos de este segmento ha descendido considerablemente hasta un 33% con respecto al año pasado. Uber perdió 3,040 mdd sobre una base operativa en 2018, con un total de ingresos de 11,300 mdd, ascendiendo el total de las pérdidas de explotación de los últimos tres años a más de 10,000 mdd.

Estas cifras no son buenas, y es por ello que el director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, no quiere que los inversores se centren en ellas. En cambio, quiere que valoren la fuerza de la evolutiva «plataforma» de la empresa, que según él algún día creará el mayor ecosistema de transporte moderno, incluyendo su servicio de red de transporte, su creciente negocio de comida a domicilio, Uber Eats, las escúter eléctricas, entrega de paquetes, vehículos de conducción autónoma e incluso coches voladores.

«Nuestro éxito continuado vendrá de una ejecución estelar y la fuerza de la plataforma que tan duro hemos trabajado para construir”, decía Khosrowshahi a los inversores en la carta que acompañaba al informe.

Estas ambiciones parecen impresionantes y Uber podría recompensar a sus inversores a largo plazo, pero sus acciones nos parecen caras pues su precio de OPV está fijado en el punto medio del rango de precio de Uber, entre 44 y 50 dólares por acción. Esto significa que sus acciones se negociarían con una prima de hasta seis veces las ventas de 2019. No encontramos tentadora esta valoración para los inversores en el mercado secundario, especialmente cuando el riesgo de venta inmediata es elevado.

El rendimiento del mayor rival de Uber, Lyft Inc., que ha salido a bolsa, es un buen indicador de lo que depara el futuro a las acciones de Uber. Tras dispararse en su debut el 29 de marzo, Lyft ha perdido ya más del 25% de su valor.

Incluso si estamos dispuestos a ignorar los riesgos del negocio de Uber, comprar acciones en el mercado secundario poco después de una OPV raramente ha sido una apuesta rentable. «Las OPV pueden ser inversiones atractivas si puede conseguir una asignación, pero mucho menos si compra en el mercado secundario», decía Jason Draho, director de asignación de activos de UBS en una nota el mes pasado.

Más del 60% de las más de 7.000 OPV entre 1975 a 2011 mostraban una rentabilidad absoluta negativa cinco años después de su primer día en la bolsa y pocos ofrecieron rendimientos muy positivos, escribió Draho usando los datos del profesor Jay Ritter de la Universidad de Florida.

En conclusión

La OPV de Uber ofrece una buena oportunidad para hacerse con un pedazo de una empresa que se encuentra en el eje de la revolución del transporte, pero no creemos que comprar sus acciones poco después de su salida a bolsa sea una buena idea. Mejor esperar al menos seis meses para ver cómo les va a las acciones y conocer los resultados trimestrales de la empresa. Lo más probable es que obtenga mejores resultados si espera hasta que pase todo este revuelo.

¿Esperar o comprar de inmediato las acciones de Uber?

LEAVE A REPLY